Cómo tapizar una silla que no se desmonta

Cómo tapizar una silla que no se desmonta
Las sillas a las que la base no se les desmonta también se pueden tapizar

Así se tapizan las sillas que no se desmontan

Si eres aficionado a la tapicería seguro que conoces las sillas a las que se les quita el asiento. Son las más fáciles de tapizar.

Solo quitas los tornillos que llevan debajo, sacas la base, la tapizas y la montas otra vez en la silla.

Pero ¿cómo tapizamos una silla a la que no se puede separar el asiento de su estructura? Ahora te lo cuento.

Tapizar una silla que no se desmonta es un poco más entretenido, pero puedes aprender rápidamente si tienes interés.

La técnica consiste en grapar la tela al mismo marco del asiento fijo de la silla.

Te dejo este antiguo vídeo de Decogarden. En el minuto 1:06 se inicia el tutorial para aprender cómo tapizar este tipo de sillas.

Cómo tapizar una silla que no se desmonta en 5 pasos

En realidad cuando conoces los trucos de tapicero, puedes tapizar casi de todo. Te explico cómo tapizar esta clase de sillas en 5 pasos:

  1. Centra la tela. Marca los centros en la tela y en la silla, delante y detrás.
  2. Grapa en cruz. Empieza a grapar de los centros hacia los laterales. Delante, detrás, izquierda y derecha.  Ve grapando un poco de cada lado, tensando la tela. No grapes todo el frente, lateral o detrás de una vez. Ve grapando un poco delante, detrás, los lados etc… así se va repartiendo la tensión de la tela.
  3. Corta con cuidado las esquinas. En las esquinas están las patas de la silla. Ahí debes cortar con precaución, para que la tela rodee la madera.
  4. Dobla la tela de las esquinas delanteras. Dobla primero de afuera hacia dentro y grapa un par de veces para que marque el ángulo. Luego tira de la tela y grapa sobre la que grapaste.
    Grapar esquina de silla que no se desmonta
    Rematar las esquinas delanteras (Artisan Upholstery Studio)

    El hueco debe quedar al lado, no al frente. En este paso también deberás cortar la tela y doblarla hacia el interior, para que no se vea deshilachada.

  5. Cubre las grapas que quedan a la vista. Para tapar las grapas puedes usar tachuelas o pasamanería.