Cómo entregar siempre puntual tus trabajos de tapicería

Como entregar trabajos de tapicería a tiempo
Entregar tapizados puntualmente te hará quedar como un tapicero eficaz

Ser un tapicero puntual te dará clientes fieles

En todos los años que llevo como tapicero he notado que un tapicero puntual adquiere buena fama y una clientela que le recomienda. Si no organizas bien tu trabajo probablemente te encontrarás con que no puedes entregar tus tapizados en las fechas acordadas. Por muy buenas razones que le des al cliente, la impuntualidad crea siempre una sensación de desengaño.

La tecnica de Disney para entregar a tiempo todos tus trabajos

El secreto para entregar tus encargos siempre a tiempo es prometer poco y cumplir mucho. Dicho de manera más clara: Dar plazos de entrega superiores al tiempo real que te tomará terminar el trabajo, para entregarlo antes del mismo.

En los parques de atracciones de Disney hay un cartel en cada atracción que nos indica el tiempo de espera previsto. Así podemos mentalizarnos de cuantos minutos estaremos haciendo cola. Pero lo bueno es que el tiempo de espera real siempre es menor que el del cartel. Esto nos hace sentir que las cosas van bien, al final esperamos menos de lo esperado. Y así nos convertimos en clientes contentos, que recibimos más de lo que nos prometían.

Entregar un tapizado tarde crea sospechas en el cliente

El problema es que cuando el cliente nos pregunta “¿Para cuando estará terminado?” La primera reacción es decirle que pronto, que somos un taller eficiente que trabaja rápido. Y además está el tema de cobrar por el trabajo. Esto último no se lo decimos al cliente, pero como normalmente necesitamos efectivo, nuestra intención sincera es realizar el trabajo de tapicería rápido para que nos paguen.

Pero en ocasiones surgen imprevistos, se nos acaba el material, la máquina de coser se estropea, otro trabajo se nos complica haciéndonos emplear más tiempo, nos visitan cuatro clientes en una tarde y ocupamos varias horas en atenderlos… Situaciones que escapan a nuestro control, con la consecuencia de retrasar nuestra fecha de entrega. Debemos llamar por teléfono al cliente y decirle que nos ha surgido un imprevisto y le entregaremos el trabajo dos días más tarde de lo acordado.

Cuando se entrega un trabajo con retraso, el cliente suele preguntar si todo ha ido bien o si el mueble tenía algún problema. La entrega impuntual hace que el cliente mire con lupa todos los detalles del tapizado, intentando buscar donde pudo estar el fallo que ha causado el retraso.

Entregar un trabajo a tiempo te hace quedar muy bien

Para evitar la posibilidad de ir entregando nuestros encargos con retraso, debemos seguir la tecnica de Disney: Dar tiempos de espera más largos, aunque sepamos que podemos finalizar el trabajo antes.

Si sabemos que para tapizar una butaca emplearemos 5 días, es una buena idea decirle al cliente que serán 8 días. Este entonces se mentalizará en una espera de 8 días. Si surgiera algún imprevisto, tendríamos 3 días extra para solucionarlos y haríamos la entrega en la fecha acordada.

Pero si todo transcurre con normalidad y terminamos el encargo en 5 días, le daremos una buena noticia al cliente. Cuando le llamemos para informarle que tenemos listo el tapizado de su butaca 3 días antes de la fecha que dijimos, la sensación que recibirá será muy gratificante. A sus ojos quedaremos como tapiceros tan eficientes que incluso terminamos los trabajos antes de tiempo.

Seguro que este cliente nos va a recomendar a sus conocidos y familiares. Es así de sencillo.

Consejo de amigo: Usa siempre una agenda. Si controlas bien el tiempo obtendrás más beneficios y ganarás buena fama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *